Buscar información:

Cargando...

domingo, 8 de mayo de 2011

Gran Poder, historia, fuerza y devoción

Desde hace 36 años que la ciudad de La Paz, vive siete semanas después de la celebración de la Pascua, la Festividad en honor al Señor Jesús del Gran Poder.

Detrás del colorido de los trajes de los bailarines, la variedad de danzas y la gran manifestación de alegría existe una historia que devela los orígenes de ésta fiesta que se ha convertido en la celebración Mayor de los Andes

HISTORIA

Es uno de los acontecimientos más importante del folklore paceño y del país. Originalmente se trataba de una fiesta patronal de la zona del Gran Poder conocida en el barrio de Chijini. Desde el año 1940 gracias la participación del gremio de bordadores que son los artífices de la confección de disfraces folklóricos, la festividad se agrandó con la participación del grupo de Zampoñaris (instrumental y de baile), conformado por los mismos bordadores para rendir su homenaje al Señor Jesús del Gran Poder y con el propósito de despertar la expectativa de sus clientes ya que por entonces recién se abrieron los talleres de bordadores en la calle Illampu, conocida en aquel entonces como “Konchupata”.

En 1924, apareció la Diablada de la región de Chunchulaya. Luego hace su aparición la fraternidad “Suri Sikuris” conformado por un grupo de lustrabotas denominado “Cebollitas”.

Para los años 1930 y 1940 se adhieren a la Festividad conjuntos nativos de los Yungas que adornaban con sus tambores la entrada.

El año 1944 se introdujo por primera vez, en el Gran Poder, la danza de la diablada “La Paz, Unión de Bordadores”, organizada por los artesanos de ese rubro, después de viajar a la ciudad de Oruro para admirar su fastuoso carnaval.

Otro hecho importante hace referencia al 25 de enero de 1969, fecha en la cual se creó el baile de los caporales en la zona de Chijini, que a iniciativa de los hermanos, fue estrenada a nivel mundial.

Posteriormente, después del año 1944 al año 1972 los conjuntos se organizan por su propia cuenta y la influencia radica en las discrepancias de carácter interno en el gremio de bordadores, es decir entre miembros del mismo, organizando algunos de ellos su propia comparsa, como se puede recordar a la diablada “Tradicional del Gran Poder”, la diablada “Internacional Juventud Relámpago del Gran Poder” y otros.

Para el año 1973 la organización “Bolivia Andina” luego de su retorno por varios países de europa presentó el Proyecto Gran Poder 1973.

CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO DEL GRAN PODER


Según la historia, por los años siguientes a 1900, los postulantes al convento debían llevar consigo una imagen. La monja Genoveva Carrión portó la imagen de los “Tres Rostros del Señor Jesús del Gran Poder”. La imagen recorría por las calles Mercado, Yungas, Figueroa y la Iglesia del Rosario. Posteriormente fue trasladado a la calle León de la Barra, donde una familia devota le inició culto con visitas y oraciones programadas para los días martes y viernes.

Mientras transcurrían los años, los feligreses aumentaron y en 1928 se inició la construcción de un templo en la zona de Chijini, hoy ubicado en la calle Gallardo que fue concluido a finales de 1930.

RELIGIOSIDAD DEL GRAN PODER


Sin duda la Festividad en honor al Señor Jesús del Gran Poder no sólo es una manera de consolidar la cultura boliviana año tras año a través de la demostración de las diferentes danzas de nuestro país.

En éstos 36 años, la cantidad de feligreses que siguen al Jesús del Gran Poder va en aumento.

Miles de bolivianos manifiestan que tienen una fe tan grande que no conciben un año sin participar en la festividad. Durante todo el año trabajan arduamente para conseguir los recursos económicos que cubrirán los gastos necesarios que conllevan participar en la Entrada del Gran Poder.

Varios testimonios mencionan que cualquier milagro que se pide al Señor Jesús del Gran Poder, es cumplido.

MOVIMIENTO ECONÓMICO


Gran Poder provoca un gran movimiento socio-económico sin precedentes. Es un gran mercado de consumo, fuente de trabajo para aquellos artesanos relacionados con la actividad folklórica cuyo pensamiento, esperanzas y perspectivas es en Gran Poder para muchos la “Navidad Cristiana”, especialmente para los artesanos sujetos a un calendario folklórico anual como un gran movimiento económico.

El Gran Poder es considerada la vitrina, el espejo, la gran promoción de bordadores, sastres, pollereros, zapateros, camiceros, vivanderas, bandas de música, orquestas, entre otros. A ésto se le asigna gran importancia socio-económica.

Entradas relacionadas con este artículo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada